El increíble Templo de Karnak



Declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1979, el Templo de Karnak es el más importante que ver en Egipto y otro de los lugares de obligada visita en el país. Y es que estamos hablando de un lugar muy singular: en los 4.200 metros de perímetro con los que cuenta intervinieron diversos faraones, desde Hatshepsut a Ramsés II e incluso Ramsés III, en un período de nada menos que 2 mil años… ¿Qué te parece?

Pero, que tardaran tanto en construirlo tiene su recompensa: caminar por sus grandes avenidas hace reconocer que se trata de una de las construcciones más impresionantes de todo Egipto. El templo, que permaneció oculto bajo la arena durante más de mil años hasta su descubrimiento en el siglo XIX, todavía contiene partes que siguen hallándose hoy.

Dedícale el tiempo que se merece, descubre jeroglíficos y relieves que te dejarán sin habla en cada uno de los rincones y no dejes de hacer parada en algunos de sus puntos más interesantes. ¿Y cuáles son esos? Por un lado, la descomunal sala hipóstila, a la que solo podían acceder la aristocracia y los sacerdotes, que se extiende a lo largo de 5 mil metros cuadrados y en la que se levantan 134 columnas que permanecen en pie desde hace 4 mil años. De otro lado, la famosa escultura del escarabajo, ¡que tendrás que rodear tres veces si quieres tener buena suerte y asegurarte más viajes a Egipto en el futuro!