Kom Ombo, el lugar más peculiar



Y cuando decimos peculiar, ¡es por algo! Probablemente, lo que más llama la atención de este templo situado en la misma ciudad de Kom Ombo es su diseño doble. Y nos explicamos: Kom Ombo cuenta con todos los componentes propios de un templo como pueden ser capillas, santuarios o patios, de manera duplicada. De esta forma la mitad sur está dedicada al dios Sobek, y la mitad norte al dios Haroeris. ¿No te parece curioso?

Este importante detalle sumado al hecho de que haya sobrevivido a todo tipo de desastres naturales y humanos, lo convierte en un lugar especial. Desde terremotos a crecidas del río Nilo que lo inundaban literalmente –hasta que se terminó de construir la presa de Asuán en 1970- o el uso de muchas de sus piedras en la creación de otras construcciones son algunas de las situaciones sufridas. Kom Ombo pudo con todo eso y más y, por ello, se merece un hueco en nuestra lista de lugares imprescindibles que ver en Egipto, ¡por supuesto!